Utilizamos cookies propias y de terceros para analizar y personalizar su navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su instalación y uso.
Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. Cerrar

Día Mundial de la Hepatitis: Las personas con hepatitis deben extremar el cuidado de su boca

Con motivo del ‘Día Mundial contra la Hepatitis’, que se celebra el 28 de julio, el Colegio Oficial de Dentistas de Las Palmas recuerda a las personas que padecen cualquier tipo de hepatitis vírica que deben controlar el estado de su salud oral e informa a la población en general sobre la importancia de tomar medidas preventivas para evitar el contagio de una epidemia que, según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS) afecta a 400 millones de personas, originando enfermedad hepática aguda y crónica, y causando la muerte a cerca de 1,4 millones de personas cada año, lo que nos pone a todos en situación de riesgo. 

Patologías orales más frecuentes

El Colegio de Dentistas de Las Palmas destaca que las personas que padecen cualquier tipo de hepatitis deben extremar el cuidado de su salud oral y someterse a revisiones dentales periódicas, dada su predisposición a padecer problemas bucodentales y a la influencia de estos en su estado de salud general.  

La disminución de la secreción de las mucosas y el síndrome de boca seca (xerestomía) asociado a un menor flujo salival, que suele afectar a las personas con hepatitis, favorece el desarrollo de otras patologías orales como caries o gingivitis. Además, los pacientes que padecen enfermedades hepáticas, pueden presentar predisposición a hemorragias en los tratamientos de cirugía oral. 

El virus de la hepatitis B se contagia por la sangre y fluidos, como la saliva

Los pacientes con infección crónica por virus de la hepatitis B (VHB) constituyen la fuente más importante de nuevas infecciones. Este virus se encuentra en los tejidos, órganos y fluidos corporales de personas infectadas, y se contagia principalmente a través de la sangre, el semen, las secreciones vaginales y la saliva. No parecen ser fuente de contagio las lágrimas, el sudor, las heces o la orina si no contienen sangre, ni tampoco las secreciones respiratorias. Tampoco se considera la transmisión por vectores activos, como por ejemplo los mosquitos, ni se transmite el VHB con la lactancia materna o la ingestión de agua o alimentos, según recoge el Protocolo de vigilancia de la hepatitis B de la Dirección General de Salud Pública del Gobierno de Canarias.

Prevención del contagio del VHB: ¡nunca compartir el cepillo de dientes!

Para evitar el contagio del VHB, deben tomarse medidas de prevención como, por ejemplo, protegerse al mantener relaciones sexuales o no compartir utensilios de aseo o de higiene personal como maquinillas de afeitar, alicates para uñas o el propio cepillo de dientes. No en vano, la mitad de las personas que están infectadas con el virus de la hepatitis B no muestran ningún signo o síntoma. La OMS estima que el 95% de las personas con hepatitis no saben que están infectadas, de ahí que todos debamos incorporar prácticas básicas de prevención para evitar el contagio del virus.

Vacunación del VHB de niños y grupos de riesgo, entre ellos, los dentistas

La vacunación del VHB es universal para todos los niños e indispensable para los grupos de riesgo que por su tipo de actividad estén expuestas a sangre, productos sanguíneos o fluidos corporales que puedan contener el virus. El personal sanitario y los dentistas, en particular, son conscientes de que vacunarse es indispensable para el ejercicio seguro de la profesión.

El paciente con hepatitis debe informar de la enfermedad a su dentista

El Colegio de Dentistas de Las Palmas destaca la importancia de que los pacientes que sean portadores del virus de la hepatitis informen de ello a su dentista para que pueda actuar correctamente en la aplicación del tratamiento dental y, de este modo, evitar posibles complicaciones bucodentales y controlar la adecuada administración de fármacos.


Clases de hepatitis y modo de contagio

Hepatitis A. Se transmite por vía oral-fecal, cuando una persona sana entra en contacto con el virus, que puede contaminar el agua, la ropa o las manos, tras ser eliminado por las heces.

Hepatitis B. El virus se transmite principalmente a través del contacto con la sangre; también los fluidos corporales de una persona infectada (semen, secreciones vaginales y saliva) pueden contagiar el VHB.

Hepatitis C. Aunque los mecanismos de transmisión del virus son similares a los de la hepatitis B, su contagio es mucho más limitado, si bien deben tomarse medidas preventivas para evitarlo, como en el caso del VHB.

Hepatitis D. La hepatitis D depende de la presencia del virus B para reproducirse, y las formas de evitar el contagio son las mismas que para la hepatitis B.

Hepatitis E. Su infección es poco frecuente en nuestro país. El virus se transmite por el consumo de agua o alimentos contaminados. Se producen casos aislados en viajeros procedentes de lugares donde la enfermedad es endémica.