Colegio

NUEVOS DOCUMENTOS DEL CONSEJO GENERAL DIRIGIDOS A POTENCIAR LA SEGURIDAD DE LA CLÍNICA DENTAL

Estudio sobre los procedimientos que generan más aerosoles en la clínica dental y cómo mitigarlos

El Consejo General de Dentistas ha publicado, con fecha 3 de agosto de 2020, una síntesis del documento elaborado por el Grupo Cochrane sobre los procedimientos que generan más aerosoles en la clínica dental y cómo mitigarlos, elaborado a partir de las Guías de Recomendaciones publicadas por 63 países

Según este análisis, los principales procedimientos considerados de riesgo por generar aerosoles son:

  • El uso de instrumental rotatorio de alta velocidad (56%)
  • La jeringa triple aire-agua (56%)
  • El instrumental sónico y ultrasónico (43%)
  • El rotatorio de baja velocidad (29%)
  • La pieza de mano quirúrgica (22%)
  • Pulidor dental (18%)
  • Radiografía intraoral (16%)
  • Láser (6%)

En cuanto a los procedimientos para mitigar los aerosoles, el 82% de los documentos recomiendan el uso de un colutorio previo con el objetivo de reducir la carga viral de los aerosoles. El uso del dique de goma es citado por 46 países (73%). Del mismo modo, 46 documentos (73%) aconsejan utilizar aspiración de alta potencia.

Protocolo de detección precoz de la infección activa por SARS-CoV-2 en pacientes de clínicas dentales

Publicado por el Consejo General de Dentistas de España el 31 de julio, este documento tiene por objetivo colaborar, desde el ámbito dental, en la detección precoz de la infección activa y contribuir de manera eficiente a las recomendaciones sanitarias relativas al manejo del paciente potencialmente infectado, así como de su entorno más próximo

Captura de pantalla 2020-08-01 a las 8.29.41.png

Según señala la organización colegial, dada la evolución de la pandemia, y la aparición de un gran aumento de pacientes asintomáticos o con síntomas mucho más leves, se complican aún más las medidas de contención, lo cual "obliga a poner en marcha estrategias sumatorias que permitan seguir avanzando hacia la nueva normalización".

El Consejo General de Dentistas de España, en un comunicado sobre la prescripción de las pruebas diagnósticas para la detección de la COVID-19, publicado el 24 de julio, concluye que, tras las oportunas consultas al Ministerio de Sanidad, «los dentistas estamos facultados para prescribir cualquier prueba diagnóstica de detección de infección por SARS-CoV-2, incluidas las PCR».

Texto íntegro del comunicado del Consejo General:

«El Ministerio de Sanidad, a través de la Orden SND/344/2020, de 13 de abril, estableció que la indicación para la realización de pruebas diagnósticas para la detección de COVID-19, deberá ser prescrita por un facultativo.

Por otro lado, en los documentos publicados y actualizados por el citado Ministerio, referentes a las instrucciones para la realización de pruebas diagnósticas para la detección de COVID-19, así como la estrategia de diagnóstico, vigilancia y control de esta enfermedad, se establece como objetivo primordial para controlar la transmisión de la enfermedad, la detección precoz de casos sospechosos de COVID-19, insistiendo en que debe hacerse mediante una PCR, según los criterios de la máxima autoridad sanitaria.

De acuerdo a los protocolos que se siguen actualmente en los centros hospitalarios de nuestro país, previamente a cualquier procedimiento intervencionista programado en un paciente, se realiza dicha PCR. Los dentistas, en nuestra actividad asistencial realizamos de manera habitual cirugías, por lo que estimamos imprescindible que en nuestra calidad de facultativos prescribamos esta prueba, tanto en los casos previos al acto quirúrgico, como en aquellos que puedan resultar sospechosos de infección, como medida de prevención para minimizar los riesgos de contagio, más aún, teniendo en cuenta los actuales rebrotes existentes y que un elevado número de pacientes infectados son asintomáticos.

Desde la Presidencia del Consejo General de Dentistas, se han realizado diversas consultas y gestiones con las oportunas instancias del Ministerio de Sanidad sobre este asunto, habiéndonos sido ratificado que los dentistas estamos plenamente capacitados para la prescripción de todas aquellas pruebas diagnósticas que consideremos pertinentes para el correcto desempeño de nuestras funciones, con las debidas condiciones de seguridad para los pacientes y realizadas en los centros autorizados para ello por las autoridades sanitarias. Por lo tanto, y de acuerdo a esta afirmación, los dentistas estamos facultados para prescribir cualquier prueba diagnóstica de detección de infección por SARS-CoV-2, incluidas las PCR.

Esta cuestión es de suma trascendencia para nuestro colectivo profesional, ya que, además de ejercer nuestra actividad profesional con las máximas garantías de seguridad tanto para nosotros como para nuestros pacientes y personal auxiliar, en el delicado momento sanitario actual por el que atravesamos, significa nuestro posicionamiento como parte importante de la red nacional de vigilancia epidemiológica del Sistema Nacional de Salud, en la cadena de detección precoz y control de esta pandemia.

Es importante señalar que las pruebas de diagnóstico prescritas deben realizarse en los laboratorios clínicos autorizados en España para tal fin. Al tratarse de una enfermedad de declaración obligatoria, estos centros deberán notificar a la autoridad sanitaria competente de la comunidad autónoma en la que se encuentren ubicados, los casos de COVID‐19 confirmados tras la realización de estas pruebas diagnósticas.

Se informa, por último, que el Ministerio de Sanidad ha indicado en el documento técnico “Instrucciones sobre la realización de pruebas diagnósticas para la detección del COVID-19 en el ámbito de las empresas”, actualizado a fecha 30 de junio, que las pruebas de diagnóstico basadas en la detección rápida de antígenos y anticuerpos, no se consideran adecuadas para el diagnóstico de infección aguda, y así se nos ha transmitido y remarcado en las conversaciones mantenidas con los representantes ministeriales».

realizacion tests pcr 1587556064259

Este verano, las precauciones para el cuidado y mantenimiento de la salud oral deben extremarse

Las altas temperaturas y el cambio de hábitos alimenticios y de higiene, propios de la época estival, contribuyen a la proliferación de bacterias en la boca, causantes de enfermedades bucodentales, entre las que destacan la caries y la enfermedad periodontal. Este verano, cuando, además, la prevención del coronavirus exige el cumplimiento de medidas de protección indispensables, como la distancia interpersonal, la higiene de manos y el uso de mascarilla, las precauciones para el cuidado y mantenimiento de la salud oral deben extremarse.

Así lo indican desde el Colegio de Dentistas de Las Palmas y la Fundación Canaria Dental, al señalar que “en una boca deshidratada son más frecuentes las aftas, las infecciones y las inflamaciones”, por lo que no se debe descuidar la ingesta frecuente de agua que favorezca una adecuada hidratación de las encías y las mucosas, “ni siquiera ante la dificultad que, para ello, puede suponer el uso habitual de la mascarilla”. 

La saliva lubrica y oxigena la cavidad oral, por lo que la sequedad bucal, a la que contribuye la ingesta de alcohol, mayor en verano, incrementa las probabilidades de padecer patologías bucodentales y puede originar, además, la desagradable halitosis.  “Muchos pacientes perciben el mal olor de su aliento ante el uso de la mascarilla cuando antes no lo habían notado. Para evitarlo, lo primero es intensificar la higiene oral con un correcto cepillado e hidratarse bien, puesto que la secreción de saliva y el mal aliento también están relacionados. Si el problema persiste, es importante consultar con el dentista. Lo que deben tener claro los pacientes es que la mascarilla, por sí misma, no origina enfermedad ni produce halitosis, y que su uso es imprescindible en estos momentos”, aclara Francisco Cabrera Panasco, presidente del Colegio de Dentistas de Las Palmas.

Francisco Cabrera Panasco, añade que “minimizar la carga viral y la cantidad de bacterias patógenas en la boca, favorecida con unos buenos hábitos higiénicos y nutricionales, optimizará la capacidad de respuesta de nuestras defensas frente a la infección. No olvidemos la relación directa de la salud de la boca en nuestra salud general”. Ante esta pandemia –precisa–, “tenemos que ser conscientes y coherentes a la hora de protegernos, por lo que, además de cumplir a rajatabla las medidas indicadas por las autoridades sanitarias, debemos contribuir al buen estado de nuestro sistema inmunitario”.

Mantener una dieta equilibrada, aprovechando las propiedades de los alimentos de temporada; moderar la ingesta de alimentos y bebidas azucaradas, y evitar el consumo de alcohol y tabaco, ayudará a la salud general y a prevenir problemas bucodentales que, según indica Cabrera Panasco, “además de incrementarse en verano por la relajación de hábitos, según estamos viendo en las consultas dentales, se han agudizado también durante el confinamiento”. 

Desde el Colegio de Dentistas de Las Palmas recuerdan que esta es una época idónea para acudir a la revisión dental, especialmente si no se ha realizado en los últimos seis meses, y que la prevención evita el agravamiento de patologías y, con ello, la necesidad de realizar tratamientos futuros más complejos y costosos para el paciente.

NOTA DE PRENSA

Francisco Cabrera Panasco Presidente Colegio de Dentistas de Las Palmas

Fotografía: Francisco Cabrera Panasco, presidente del Colegio de Dentistas de Las Palmas

24da9ff4342a3a894f3094d672e8dd18_XL.jpeg

 

LAS PROFESIONES SANITARIAS ANTE EL NECESARIO ESCENARIO DE ACUERDOS PARA LA RECONSTRUCCIÓN SOCIAL Y ECONÓMICA

Ante el necesario escenario de acuerdos para la “reconstrucción” social y económica provocado por la crisis sanitaria de la Covid-19, los Consejos Generales de Dentistas, Enfermería, Farmacia, Fisioterapia, Logopedia, Medicina, Ópticos-Optometristas, Podología, y Veterinaria, reunidos por videoconferencia el pasado 30 de junio, evaluaron la situación actual de nuestro sistema sanitario y de las profesiones sanitarias y consensuaron el siguiente posicionamiento:

  • La pandemia de la COVID-19 ha evidenciado todas las debilidades de nuestro Sistema Nacional de Salud (SNS) y ha dejado visible algunas de las urgentes actuaciones a poner en marcha para reconducir nuestra Sanidad a los niveles que presentaba hace algo más de una década. El escaso presupuesto dedicado a Salud Pública ( menos del 2% del total del gasto sanitario) y a la Sanidad en España, el escaso desarrollo de la Ley de 2011 de Salud Pública, el desmantelamiento y el escaso liderazgo del Ministerio de Sanidad, el abandono de los sanitarios en la agenda política (nueve ministros y sus correspondientes equipos desde 2008), la falta de previsión y la exposición de los profesionales sin los recursos suficientes, han producido una situación que no puede volver a repetirse. Revertir lo expuesto anteriormente debe priorizarse en un esperado y anhelado Pacto por la Sanidad.
  • Es necesario un gran acuerdo por la financiación suficiente de nuestro SNS. Una financiación estable y consolidada fiscalmente, coherente con los principios de cohesión territorial, igualdad y equidad en el acceso a las prestaciones sanitarias. Incrementar el porcentaje del PIB que destinamos a Sanidad por encima del 7% debe ser un objetivo prioritario. Inyectar una cantidad económica, acorde a la necesidad actual, que tenga como objetivo esencial el consolidar el empleo sanitario y los cambios estructurales y organizativos debe realizarse de forma URGENTE.
  • Abogamos por una apuesta que impulse el liderazgo del Ministerio de Sanidad, con un sistema renovado de compromiso y lealtad con las Comunidades Autónomas a través de un sistema de agencias cogobernado y cogestionado. Las políticas de salud pública, de evaluación sanitaria, de garantías públicas, del medicamento, etc. deben priorizarse.
  • Nuestro reconocimiento a los compañeros y compañeras fallecidos como consecuencia de la infección por el virus SARS-Cov-19. Nuestro animo a todos los que aún se encuentran afectados por la misma e intentando superar las complicaciones derivadas. Y nuestro orgullo y admiración a los miles y miles de profesionales sanitarios que siguen dando lo mejor de su profesión. Siempre en nuestra memoria.
  • En el marco actual deben analizarse, con criterios rigurosos, las actuales prestaciones sanitarias y considerar seriamente la inclusión en la cartera de servicios de aquellos tratamientos básicos debido al impacto que tiene su exclusión de la sanidad pública, en términos de morbilidad, calidad de vida y falta de equidad. 
  • Nadie podrá discutir, tras la situación vivida, que los profesionales sanitarios constituyen la piedra angular del SNS. Sin su compromiso, vocación y esfuerzos sería impensable tener una asistencia como la que disfrutamos. Se hace obligado una Política de Estado de Recursos Humanos en Salud, que garantice empleo de calidad, derechos retributivos en base a competencia, dedicación y responsabilidad, así como un desarrollo profesional acorde con la situación actual.
  • Todas las profesiones reunidas en este encuentro han priorizado la Atención Primaria como el nivel asistencial a reforzar. Una política de recursos humanos que dé cabida a todas las profesiones sanitarias en el ámbito público, en un trabajo en equipos multidisciplinares, con autonomía de gestión, desde una visión comunitaria, preventiva y social, con una apuesta presupuestaria sobre el 25% del gasto sanitario público. 
  • La pandemia por la COVID-19 ha dejado de manifiesto el abandono de la Salud Pública en España. Se hace esencial el desarrollar la Ley de 2011 así como aumentar los recursos humanos en el entorno de la prevención.
  • Tenemos ante nosotros un enorme reto en el campo de las Residencias de Mayores y en la atención a la tercera edad en general. Se lo debemos como sociedad. Tenemos que caminar hacia una necesaria y obligada atención sociosanitaria. Más salud a los años y una mejor atención social. Se hace imprescindible la planificación conjunta, las infraestructuras compartidas y la implicación de los servicios sanitarios públicos en la atención sanitaria a las Residencias de Mayores.
  • Existen grandes desafíos que no podemos demorar: el abordaje de las enfermedades no transmisibles y que se encuadran en la llamada atención a la cronicidad que es responsables de un elevado gasto sanitario, los problemas derivados del medio ambiente y del cambio climático, la resistencia a los antibióticos que será la causa más importante de mortalidad en Europa en el 2050, y como no el hacer frente a las infecciones que en forma de epidemia y/o pandemias nos vuelvan a afectar (coronavirus, ébola, gripe, etc.) Se hace necesario el crear una Agencia específica para estos grandes retos.
  • Ante esta situación descrita exigimos una vez más de nuestras autoridades el reconocimiento como representantes de las profesiones sanitarias de nuestra participación en las grandes decisiones que afectan a las profesiones en particular y al sistema sanitario en general.  
  • Asimismo, expresamos nuestra creciente preocupación por el excesivo relajamiento en el cumplimiento de las medidas preventivas contra la COVID-19. De nada habrán servido tantos esfuerzos, tanta dedicación y tantos sacrificios si no somos capaces de implementar las medidas que hasta la fecha presentan más evidencias científicas ante una infección sin precedentes. Hacemos un llamamiento para que la distancia física, el uso de mascarillas y la higiene de manos sean práctica habitual en la que se ha denominado “nueva normalidad” (Las 3 M: Metros, Mascarillas, Manos.)
  • Como no podía ser de otra manera, queremos expresar nuestro reconocimiento a los compañeros y compañeras fallecidos como consecuencia de la infección por el virus SARS-Cov-19. Nuestro ánimo a todos los que aún se encuentran afectados por la misma e intentando superar las complicaciones derivadas. Y nuestro orgullo y admiración a los miles y miles de profesionales sanitarios que siguen dando lo mejor de su profesión. Siempre en nuestra memoria.

 

El sector odontológico mundial se enfrenta a una difícil situación ante los retos económicos y sociales provocados por la crisis sanitaria. En ese sentido, “los profesionales de la salud oral, las organizaciones dentales y los organismos reguladores tienen que hacer frente a diversos desafíos para continuar brindando atención dental y promover la salud oral de la población, al mismo tiempo que protegen a los pacientes y profesionales de la amenaza para la salud del SARS-CoV-2”, explica la Federación Dental Internacional, que también expresa su agradecimiento a la comunidad mundial de salud bucal “por su dedicación para responder a la crisis actual”.

En este marco, la FDI ha establecido 10 principios fundamentales para la práctica dental y la promoción de la salud oral durante la pandemia en la que estamos inmersos:

  1. La salud oral es un servicio público esencial, fundamental para nuestro bienestar y salud general, que debe ser accesible para toda la población. En ese sentido, las autoridades correspondientes deben garantizar su acceso.
  2. Los profesionales de la Odontología deben estar presentes en los debates y toma de decisiones relacionadas con la regulación y la orientación de la atención médica durante la pandemia.
  3. Las autoridades deben facilitar el apoyo financiero y administrativo necesario a los dentistas para reducir la carga financiera sobre las prácticas dentales, y garantizar la continuación de una atención adecuada durante y después del SARS-CoV-2.
  4. Todas las reglamentaciones y orientaciones para los profesionales de la salud bucal deben tener en cuenta la situación y las necesidades de salud pública de cada país, y no solo el riesgo de infección individual de los profesionales y los pacientes.
  5. Los dentistas deben seguir estrictamente todas las pautas y regulaciones nacionales vigentes, incluidas las relacionadas con el equipo de protección personal (EPIs), los procedimientos de los diferentes tratamientos y los protocolos de admisión del paciente.
  6. Las autoridades deben garantizar el acceso a los EPIs a precios asequibles.
  7. Los profesionales de la salud oral tienen la responsabilidad de garantizar la atención en caso de emergencia, siempre que sea posible.
  8. Los odontólogos deben aprovechar todas las oportunidades para reforzar los mensajes de prevención de enfermedades orales con el objetivo de reducir la necesidad de tratamiento, las visitas dentales evitables y los costes de la atención médica.
  9. Los dentistas tienen la responsabilidad de proteger la salud y el bienestar de su personal y pacientes.
  10. La investigación sobre la Covid-19 y su transmisión, incluidas las consideraciones específicas para la práctica dental, es esencial para permitir una orientación adecuada.

d7f952e4236afc03a202fc64913dc353_XL.jpg

Utilizamos cookies de sesión, propias para personalizar su navegación en la zona privada de la web, y cookies de terceros para analizar su navegación. Si continuas navegando consideramos que las aceptas. Puede cambiar la configuración y obtener más información aquí. Ver texto