Fin de las restricciones en Canarias 

Desde el día 26 de marzo y de forma temporal hasta su revisión el 30 de abril, se eliminan todas las medidas restrictivas –relacionadas con aforos y número de personas, entre otras– en nuestra comunidad autónoma (se mantiene el uso de la mascarilla en interiores y en exteriores si no se guarda la distancia social, dado que su regulación compete al Gobierno central).

El Gobierno basa esta decisión en los buenos indicadores que presentan la presión hospitalaria y la incidencia acumulada entre los mayores de 60 años, el alto porcentaje de población vacunada –por encima del 80 por ciento– y la llegada a España del primer fármaco para combatir la enfermedad. 

No obstante, si en alguna isla se detectara una evolución desfavorable, se podría determinar para ese territorio la reactivación de las medidas limitativas establecidas en el Decreto ley 11/2021.

Nueva estrategia nacional «tras la fase aguda de la pandemia»

El lunes 28 de marzo ha entrado en vigor la nueva «Estrategia de vigilancia y Control frente a COVID-19 tras la fase aguda de la pandemia» aprobada el 23 de marzo por la Comisión de Salud Pública del Consejo Interterritorial.

De manera resumida, estos son los principales cambios introducidos. Para una ampliación de la información se remite a la nueva Estrategia:

  • Desaparición de las cuarentenas en todos los contactos estrechos, con independencia del estado vacunal.
  • Desaparición de aislamiento tanto en personas sospechosas como confirmadas, con la excepción de los casos positivos ingresados en centros sanitarios o sociosanitarios.
  • Las pruebas diagnósticas PDIA (test de Ag o PCR) solo estarán indicadas: cuando existan criterios de vulnerabilidad (mayores de 60 años, inmunodeprimidos y embarazadas); a los trabajadores de los centros sanitarios y sociosanitarios; si se presenta cuadro de infección respiratoria aguda que requiera ingreso hospitalario; a los residentes de residencias de mayores o pacientes que requieran de ingreso hospitalario.
  • En población general, aquellos con síntomas compatibles de COVID, si no están incluidos entre el grupo vulnerable, no es necesario que realicen aislamiento. Sin embargo, deberán seguir una serie de recomendaciones durante los 10 días posteriores al inicio de los síntomas (mascarilla, evitar interacciones sociales, lavado de manos y evitar contacto con vulnerables).
  • En relación a los rastreos, estos se limitarán a los contactos estrechos en los ámbitos vulnerables (centros sanitarios asistenciales, centros sociosanitarios y centros de día que prestan asistencia sociosanitaria, centros penitenciarios y otros centros con personas institucionalizadas).

Esta estrategia seguirá en vigor mientras no se produzca un cambio significativo en la tendencia que indique una circulación no controlada del SARS-CoV-2 o bien un cambio en la situación epidemiológica que requiera restablecer medidas de vigilancia y control a propuesta de la «Ponencia de Alertas y Planes de Preparación y Respuesta».

Utilizamos una cookies de sesión propia, para personalizar su navegación en la zona privada de la web. Al ser una cookie técnica imprescindible para el funcionamiento de la web no es necesario su consentimiento. Puede obtener más información aquí. Ver texto