Utilizamos cookies propias y de terceros para analizar y personalizar su navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su instalación y uso.
Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. Cerrar

Visita a tu dentista cada seis meses y, cómo mínimo, una vez al año

RotatorioRevisiondental

 

1. Tu clínica dental, tu centro de prevención de la salud

 

La revisión dental semestral permite al dentista detectar patologías leves que puede tratar y evitar que progresen. Además, en el caso de patologías graves, la detección precoz es fundamental para la salud e, incluso, la vida de los pacientes.

 

Además de ganar salud, la prevención ahorra a los pacientes el gasto que supone el tener que someterse a tratamientos más complejos.

 

¡La revisión dental cada seis meses, buena para tu salud y para tu economía!

 

2. Cuida tus encías para una buena salud general

 

Dentistas, cardiólogos, ginecólogos, endocrinólogos y médicos de familia, entre otros especialistas, insisten en la relación de la salud de las encías con la salud general.

 

Y es que las enfermedades periodontales, más allá de afectar a la salud oral, se asocian a las enfermedades cardiovasculares, el cáncer, las enfermedades respiratorias crónicas, la diabetes o el parto prematuro.

 

Entre los factores de riesgo de las enfermedades de las encías, destacan la diabetes, el consumo excesivo de alcohol o el tabaquismo, que puede triplicarlo. El estrés o los cambios hormonales que se producen en el embarazo o en la menopausia, los antecedentes familiares, el VIH o tener las defensas bajas, son también factores que pueden provocar enfermedad periodontal. 

 

¡Las enfermedades de las encías aumentan hasta un 50% el riesgo de patología cardiovascular!

 

3. Protege a tu bebé, controla el estado de tu boca 

 

Es necesario el control de las enfermedades orales en la mujer embarazada. La enfermedad periodontal da lugar a complicaciones durante el embarazo, pudiendo ocasionar un parto prematuro. Además, conseguir la disminución de las bacterias en la saliva, evita la transmisión de agentes bacteriológicos de la madre al recién nacido.

 

Por su parte, los bebés deben ser vistos, antes de su primer cumpleaños, por el dentista, quien informará a los padres de las medidas a adoptar para evitar la aparición de caries y otras enfermedades orales

 

¡La inflamación de las encías durante el embarazo puede tener serias consecuencias si no se controla!

 

4. La salud bucodental influye en el desarrollo de los niños 

 

Es fundamental cuidar la boca de niños y adolescentes, y que visiten al dentista, al menos, una vez al año, aunque creamos que no tienen caries. 

 

Además, una primera revisión de ortodoncia a los 6 años y no más tarde de los 7, durante la edad de crecimiento, también puede ayudar a corregir y guiar el desarrollo del maxilar y la mandíbula del niño, y mejorar sustancialmente su calidad de vida, evitarle problemas de autoestima e, incluso, una posible cirugía en la edad adulta.

 

Las visitas periódicas al dentista ayudarán, también, a que el niño se vaya familiarizando con la consulta dental y a perder el miedo al dentista que padecen algunos adultos.

 

¡1,5 millones de canarios de más de 12 años tienen caries!

 

5. Con la menopausia, tu sonrisa gana importancia

 

Durante este periodo de vida de la mujer, se reducen los niveles de estrógenos (hormonas con efecto antiinflamatorio en la encía). Esto produce alteraciones en los tejidos de la boca, una menor secreción y cambios en la composición bioquímica de la saliva, así como desórdenes en la flora bucal.

 

¡Las sociedades españolas de Periodoncia y de Ginecología recomiendan las revisiones dentales periódicas durante la menopausia!

 

6. La detección del bruxismo y de la apnea del sueño mejora tu calidad de vida

 

El bruxismo y la apnea obstructiva del sueño pueden asociarse al desgaste dental y al tamaño de la vía aérea o a alteraciones anatómicas, respectivamente, causantes estas últimas de síntomas como ronquidos, apneas e hipopneas del sueño, cansancio, somnolencia diurna o hipertensión arterial.

 

El dentista es el profesional de la salud que, a menudo, detecta los primeros signos de estas patologías, cuyo tratamiento puede abordarse en la consulta dental, previo diagnóstico definitivo, en el caso de la apnea, en la unidad del sueño correspondiente, de modo que pueda evitarse el que afecten seriamente a la salud y a la calidad de vida de los pacientes. 

 

¡Existe una elevada frecuencia de apneas-hipopneas del sueño (94%) en pacientes con desgaste dental!

 

7. Corregir el desajuste oclusal previene el dolor de mandíbula, oído, cabeza y cervicales

 

El trastorno de la articulación temporo-mandibular (ATM) afecta a las articulaciones y músculos de la masticación, y se manifiesta con síntomas como limitación de apertura o cierre de la boca o ruidos en la ATM (chasquidos, clics, crepitaciones), molestias o dolor en regiones cercanas al oído o la mandíbula, además de dolores de cabeza y cervicales.

 

El dentista, al corregir el desajuste oclusal, evita que el dolor vuelva a producirse. 

 

¡La patología de la articulación temporomandibular presenta una elevada prevalencia (20-40% de la población)!

 

8. El dentista puede ayudarte a dejar el tabaco y si fumas, debe vigilar tu boca

 

Tu dentista puede ayudarte en tu decisión de dejar de fumar, detectar los efectos perjudiciales del tabaco, y ayudarte a combatirlos. Es  el profesional sanitario que mejor puede diagnosticar las lesiones malignas y premalignas de la cavidad oral.

 

¡El tabaco es responsable de casi la mitad de todas las enfermedades periodontales y del 80% de los casos de cáncer oral! 

9. La detección precoz del cáncer oral, puede salvar tu vida

 

Las visitas regulares al dentista pueden ayudar a detectar el cáncer oral de forma precoz. Recuerda que estos son los factores de riesgo más importantes: tabaco, alcohol, virus del papiloma, luz solar y dieta.

 

¡El cáncer oral se encuentra entre los 10 cánceres más frecuentes: cada año se detectan más de 500.000 nuevos casos!

 

10. Practica la prevención, por tu salud y la de los tuyos

 

Mantener una adecuada higiene oral, seguir una dieta equilibrada y no olvidar las revisiones odontológicas periódicas, cada seis meses y, como mínimo, una vez al año, son importantes medidas de prevención para tu salud y la de tu familia.