Utilizamos cookies propias y de terceros para analizar y personalizar su navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su instalación y uso.
Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. Cerrar

Incremento del 80% de reclamaciones en un año, con 179 en 2017

De las 179 reclamaciones registradas, 142 (el 79,3%) corresponden a clínicas de cadenas dentales y franquicias

El número de reclamaciones registradas en el Colegio de Dentistas de Las Palmas en 2017 fue de 179, lo que supone un incremento del 80% con respecto a 2016, año en el que se recibieron 99 reclamaciones. De estas 178 reclamaciones, la mayoría (142), correspondieron a clínicas de cadenas dentales y franquicias.

Se trata de un volumen ya calificado de “escandaloso” y “alarmante” por la entidad colegial el pasado año, cuando informó del que considera “un problema cada vez más grave” a los órganos administrativos competentes del Gobierno de Canarias –Consejería de Sanidad, Servicio de Acreditación y Autorización de la Dirección General del Servicio Canario de Salud, Oficina para la Defensa de los Derechos de los Usuarios Sanitarios de la Consejería de Sanidad y Dirección General de Comercio y Consumo–, a quienes solicitó la coordinación de actuaciones al respecto.

El Colegio de Dentistas de Las Palmas recuerda a la ciudadanía que la práctica totalidad de las clínicas de cadenas dentales y franquicias, objeto de la mayoría de las reclamaciones en 2017, no son sociedades profesionales, razón por la cuál, a pesar de prestar los servicios propios de las clínicas dentales y de atender a los pacientes odontológicos, el Colegio no puede aplicarles ni el procedimiento de mediación ni el sancionador que, obligatoriamente, pone en marcha ante las reclamaciones relacionadas con los dentistas o con sus sociedades profesionales.

Del mismo modo, la entidad colegial remarca que tampoco tiene potestad para actuar en materia de consumo ante reclamaciones por defectos en la financiación, diferencias existentes entre presupuestos iniciales y precios finales, o porque deban seguirse pagando tratamientos inacabados en estas clínicas; de ahí que 20 de las reclamaciones recibidas en 2017 se archivaran directamente por no se competencia colegial, remitiéndose a los organismos correspondientes.

No obstante, el presidente del Colegio de Dentistas de Las Palmas, José Manuel Navarro Martínez, destaca que, también en estos casos, “El Colegio pone a disposición de los ciudadanos su Servicio de Información y Defensa del Paciente Odontológico, desde donde se facilita información a los pacientes sobre los derechos que les asisten y las alternativas para reclamar si así lo consideran oportuno, habiéndose habilitado una cita previa que nos permite prestarles una atención personalizada”.

Donde sí actúa el Colegio de Dentistas de Las Palmas en relación a las reclamaciones contra cadenas de clínicas dentales y franquicias, es en lo concerniente a la ética profesional y la buena praxis de los dentistas que intervienen en el tratamiento dental en estas clínicas. “En su caso, –aclara Navarro Martínez–, si la Comisión Deontológica determina que la actuación profesional del dentista no ha sido la correcta, el Colegio ejerce su potestad sancionadora, tal y como corresponde”.

Una parte importante de las reclamaciones tramitadas tiene su origen último en la publicidad engañosa o desleal (precios gancho precedidos de las expresiones “de” o “desde” o con números diminutos insertos entre paréntesis explicados en otras partes del folleto; anuncios de prestaciones gratuitas que, en la mayoría de los casos, estarían integradas en el propio tratamiento a recibir; etc.), que causan una falsa impresión al consumidor medio, siendo objeto del mayor número de reclamaciones en 2017, los tratamientos de implantología, seguidos de las ortodoncias. 

Navarro Martínez destaca la “esmerada labor” desarrollada por el Colegio en materia de reclamaciones e insta al Gobierno de Canarias a seguir actuando para mejorar la cooperación interadministrativa en esta materia: “La coordinación en las distintas competencias y funciones que cada uno ostenta en materia de reclamaciones es imprescindible para mejorar la eficiencia de su tramitación, y aunque hemos dado pasos muy positivos en estos últimos años de cara a la unificación de criterios, gracias a iniciativas como el Foro de Reclamaciones de Pacientes, donde intervienen todas las administraciones implicadas y cuya tercera edición celebraremos este año, debemos seguir avanzando para dar una respuesta eficaz a los afectados y para poner freno a esta escalada de reclamaciones, mediante la regulación administrativa de todos aquellos aspectos necesarios para la protección de la salud y de la economía de los pacientes odontológicos frente a quienes anteponen sus propios intereses mercantilistas”.